¿Comer o disfrutar comiendo?

El gran desafío de estos días sin duda es superar las comidas abundantes sin llenarte hasta reventar y poder moverte o al menos respirar después de una gran comilona.

No hay ningún truco que pueda salvarte de los suculentos platos de la abuela que te dicen ¡CÓMEME! ¡CÓMEMEEE!… A no ser que tengas una fuerza de voluntad extraordinaria (nosotros no la tenemos) acabarás probando la exquisitez, luego repitiendo, repitiendo y repitiendo hasta que no puedas más.

Comida Navidad

Después de estas comilonas inhumanas siempre reflexionamos sobre cómo evitar acabar así, ganando unos 20 kilos más en cada Navidad que pasa. Este año hemos decidido cambiar la forma en que compramos y comemos en casa durante las fiestas navideñas:

  • Planificaremos mejor y nos ceñiremos al plan. La mayoría de veces vamos a comprar comida con una cosa en mente y llegamos a casa con cosas que no teníamos apuntadas en la lista. Así acabamos preparando más comida de la que inicialmente teníamos pensada y por tanto comiendo más.
  • Compraremos con antelación. Siempre vamos muy atareados y acabamos comprándolo todo en los últimos días. Este año ya nos hemos marcado unos días concretos de compras y trataremos de hacerlas todas en esos días. Además nos anticiparemos a la subida de precios, compararemos tiendas desde Internet y aprovecharemos promociones.
  • Prepararemos la cantidad justa de comida para no sobrepasarnos. Está bien que sobre comida siempre y cuando la guardes en un tupper para el día siguiente o la metas en el congelador. Pero si sobra comida indica que nos hemos pasado de cantidad y estamos llenos hasta la saciedad.
  • Innovaremos nuevos platos utilizando alimentos de temporada en vez de los típicos de estas fechas que suelen ser más caros.
  • No sucumbiremos a las tentaciones racionando. Es difícil comer poco cuando tienes platos deliciosos delante de tus narices. Para sucumbir a las tentaciones sacaremos los platos poco a poco y sólo sacaremos el siguiente si hay más hambre en la mesa. Tener bandejas llenas de comida por la mesa sólo provoca que comas más.
  • Seguiremos comprando en tiendas locales y de proximidad y probaremos nuevas iniciativas como ¡La Colmena Que Dice Sí! Así beneficiamos a gente que conocemos, apoyando a los productores, los pequeños comercios y los autónomos locales.

Y sobre todo ¡disfrutaremos comiendo! ¿Tenéis alguna idea más para controlar en las comidas excesivas?

Deja un comentario